• info@campingsnavarra.com


Éste es, sin duda, un enclave especial. La Fábrica de Armas de Orbaiceta hace ya más de un siglo que no está en funcionamiento y la naturaleza ha conquistado muchos de sus espacios. Se funden los matorrales y la vegetación frondosa con la estructura de hierro y piedra, los arcos de su arquitectura con un paisaje más propio de un parque natural que de una actividad industrial. Hay algo de irreal en este lugar y, ante todo, unos rincones que impresionan por su extraña belleza, por su silencio.
 
Se le llamó la Real Fábrica de munición para armamento. Se encuentra en una zona rica en yacimientos de cobre, mercurio, hierro, plata, zinc y plomo. Antiguamente, en este sitio existía una ferrería medieval. Y es que tenemos que remontarnos hasta 1784, cuando el rey Carlos III de España compró esta fundición. Para entonces, ya los recursos minerales se habían agotado, así que se hizo traer los materiales de minas vizcaínas. Esta fábrica se dedicó a construír bombas de artillería y lingotes de hierro. Por su riqueza productiva y la cercanía a la frontera, fue objeto de numerosos ataques, saqueos e incendios hasta que finalmente cesó su actividad en 1873. Abandonada durante años, fue resucitada con unos trabajos de restauración que volvieron a sacar a la luz parte de lo que fue.
 
No es muy frecuente poder visitar una muestra de arquitectura empresarial e industrial de aquellos tiempos y la Fábrica de Orbaiceta nos cuenta mucho acerca de cómo fue la vida cuando a su alrededor aún bullían las voces de sus trabajadores. Observaremos las casas de los obreros alrededor de la plaza y parte del proceso de fabricación de las armas: sus talleres, los depósitos, dos hornos de fundición,... el corazón de la fábrica.
 
Además, está el canal construído para aprovechar la fuerza del río Legarza, un conducto que aún conserva sus sólidos muros y restos de algunas sorprendentes bóvedas que lo conformaron.
 
Y además, desde esta fábrica, parten excursiones para visitar los dómenes y restos romanos de Urkulo y las montañas más próximas, Ortzanzurieta y Mendilaz.